Nota original:

https://www.infobae.com/inhouse/2021/11/15/cuales-son-las-razones-que-explican-el-auge-de-pinamar/

 

La ciudad costera se transformó en el lugar de residencia permanente para miles de argentinos debido a los cambios que impuso la pandemia. La cantidad de lotes vendidos superó las expectativas.

Ubicada a menos de 400 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires y sobre la costa atlántica, Pinamar vive uno de sus períodos de mayor crecimiento. Los cambios que impuso la cuarentena impulsaron en 2021 la construcción y venta de viviendas.

Una muestra de ello es la consolidación de los valores de las propiedades en general, principalmente en los proyectos premium. Emprendimientos como La Herradura o la Isla del Golf tienen precios muy cercanos a los mejores barrios cerrados del Gran Buenos Aires.

También mejoraron los valores de lotes cercanos al mar así como de terrenos y casas en las zonas de Pinamar Norte y Álamos. En la misma línea, también aumentó la venta de departamentos en condominios y de espacios para construir complejos residenciales desde 12 unidades hasta más de 200.

En este contexto, el barrio Pioneros se presenta como una gran opción para quienes buscan tranquilidad, bosque y cercanía al centro, al mar y a Pinamar Norte. Al igual que La Herradura, cuenta con seguridad, laguna y club house. Luego del éxito inicial, comenzó la venta de la segunda etapa con valores que parten de los 60.000 dólares.

Pioneros está ubicado al lado de La Herradura, por el Camino Parque de los Pioneros y su planificación y cuidado de los detalles responden al ADN de la desarrolladora Pinamar SA. Se ubica en un frondoso bosque de pinos de más de 40 años, con calles amplias que generan una atmósfera de tranquilidad.

El periodo de mayor crecimiento de Pinamar fue entre 2003 a 2012. “Están dadas las condiciones para que ese crecimiento se repita y tal vez lo superemos. Desde hace muchos años estamos trabajando con una muy buena planificación urbanística y desarrollando la oferta adecuada. De esa forma se pueden capitalizar mejor los momentos como el que se presenta hoy en Argentina”, asegura Jorge Kacef, gerente de Pinamar SA.

Antes de la pandemia, la ciudad tenía uno de los niveles de crecimiento demográfico más altos del país; desde febrero de 2020 esta tendencia se acrecentó y parece irreversible. En casi dos años más de mil familias se instalaron en la zona, demandando viviendas y servicios de calidad.

Por su parte, Pinamar SA se caracteriza por una planificación urbana basada en el concepto de ciudad jardín, donde se integra el cuidado del paisaje en el diseño. La implantación de pinos y bosques, el respeto por los médanos, el irregular trazado de muchas de sus calles, hasta el desarrollo de nuevos proyectos con especies autóctonas, buscan brindar el mejor espacio público.

El estilo de vida pinamarense pide deportes como el running y el ciclismo, así como la vida de playa en contacto con la naturaleza y el mar. Para impulsar esta buena calidad de vida, los desarrolladores inmobiliarios suman una fuerte inversión en infraestructura y servicios. “Gran parte de la ciudad cuenta con fibra óptica, clave al momento de elegir un lugar desde donde hacer teletrabajo. También son importantes las obras sobre la ruta 11 y la inminente culminación de la doble mano de la ruta 56, entre Madariaga y Conesa, que permite llegar con mayor facilidad que en otras épocas”, resaltó Kacef.

Pero hay otro motivo clave. “Muchas personas que tienen casas en Pinamar para disfrutar del verano comenzaron a pasar gran parte del año en la ciudad, movidos por la nueva forma híbrida de trabajo. Eso genera una mayor actividad comercial todo el año. Aunque mantiene ese ambiente de tranquilidad fuera del verano, Pinamar tiene mucha vida comercial y social que la hace muy atractiva para visitarla y vivir en ella”, sostiene Lucio Vera Tapia, titular de la inmobiliaria Lucio Vera Tapia Propiedades.

La demanda sostenida no parece ser la única causa, sino que algunos barrios son los elegidos porque ofrecen el mismo nivel de vida que la residencia permanente de los compradores.

“El mercado en Pinamar está activo, sólido y creciendo. Que la gente quiera alejarse de las grandes ciudades hizo que tengamos movimiento aún en pandemia. La ciudad tiene muy buenos precios de mercado, tanto de lotes unifamiliares como multifamiliares para hacer viviendas en altura. Los precios en Pinamar Norte arrancan arriba de los 80.000 dólares y cerca del mar ya casi no hay lotes, donde siempre superan los 300.000 dólares”, agrega Vera Tapia.

El número de operaciones de compraventa celebradas en Pinamar es el mayor de los últimos 10 años y La Herradura es el lugar que mejor defiende la inversión en toda la costa. Es el barrio en el que todos quieren vivir ya que cumple con la ecuación de placer, relax y seguridad para la familia. Actualmente los lotes más accesibles se ubican en los 120.000 dólares y los que tienen vista a la laguna rondan los 230.000 dólares”, describe Roberto Castelbajac, socio fundador de Marcel Gestión Inmobiliaria, empresa líder en la venta de emprendimientos premium.

El cuidado que Pinamar SA pone en todo el desarrollo y venta de sus proyectos promueve la revalorización de la inversión a largo plazo y la posibilidad de acrecentar el valor de cada activo inmobiliario. Además, garantiza disfrutar de un entorno rodeado de naturaleza, en el bosque y muy cerca del mar.