Pinamar S.A.

Pinamar S.A. es una empresa familiar que trabaja con el fuerte compromiso de lograr que la localidad se desarrolle y crezca manteniendo su perfil original, síntesis de bosque y mar, y se transforme así en una moderna ciudad jardín.

Pinamar S.A. es hoy una de las empresas de real estate más importantes del país, con un respaldo de 74 años de trabajo.

En un mundo tan cambiante, Pinamar S.A. se esfuerza permanentemente para detectar las necesidades urbanísticas de la ciudad que le permiten desarrollar proyectos que apunten a un crecimiento sustentable  que mantenga la esencia original.

Así, Pinamar SA pone en marcha nuevos desarrollos teniendo en cuenta el respeto por el medio ambiente, la generación de una ciudad multitarget, con espacios para residentes y turistas, donde se generen mayor y mejor actividad económica, para vivir y para disfrutar de un lugar de vacaciones todo el año.

“Pinamar S.A. se fundó en 1943 para construir un nuevo balneario concebido como una ciudad jardín en la costa argentina”

Pinamar S.A. es hoy de las empresas de real estate más importantes del país, pero su foco de actuación es Pinamar. Por eso, los actuales miembros de la firma estimulan y apoyan obras y actividades sociales que benefician directamente a la comunidad de Pinamar.

El espíritu emprendedor que dio origen a Pinamar se mantiene hoy con la puesta en marcha de nuevos desarrollos y concepciones urbanísticas respetuosas del medio ambiente que cumplen diferentes propósitos: espacios para el residente, para el turista, para generar mayor actividad económica en la zona, para vivir y para disfrutar de un lugar de vacaciones todo el año.

6.000.000 de pinos, la historia de Pinamar.
Cada año, Pinamar S.A. planta más 50 mil pinos para conservar la naturaleza del lugar. Las distintas especies de plantas y árboles se producen en el vivero, un espacio donde originariamente se cultivaron los plantines que luego serían transplantados a las distintas zonas que conformarían el bosque de la localidad. Esto permitió contar con los árboles de Pinamar pero al mismo tiempo, nacieron allí muchas especies que hoy son parte del paisaje de la zona. Se calcula que desde el nacimiento de la ciudad, Pinamar S.A. plantó aproximadamente 6 millones de árboles, un ejemplo de la decisión de la empresa de hacer de esta ciudad una verdadera ciudad jardín frente al mar. Esa historia sigue hoy vigente y en forma diaria puede verse el camión de Pinamar S. A. dirigirse a diferentes lugares de la localidad para cuidar de la vegetación de los bosques y plantar los árboles que sean necesarios para conservar el habitat natural que hace a esta ciudad única.

El Nacimiento

A fines de la década del treinta, el arquitecto Jorge Bunge tuvo un sueño: desarrollar una ciudad balneario frente al mar que fuera un símbolo en la costa argentina, un lugar de descanso para disfrutar en familia y con amigos. El original proyecto fue hacer un balneario que uniera en forma armoniosa el mar con el verde de la naturaleza, aplicando conceptos urbanísticos muy avanzados para la época.

El desafío era mayúsculo. Estas tierras eran médanos que formaban una barrera al mar. Pero eso no fue impedimento para su espíritu emprendedor. Para poder encarar su sueño, constituyó PINAMAR S.A. junto a Valeria Guerrero, dueña de los médanos, y a un grupo de personas que creyeron en el proyecto, entre los que había empresarios, industriales y profesionales animados por superar un verdadero desafío.Con la constitución de PINAMAR S.A. se inicia el sueño de construir una ciudad jardín en la costa.

A fines de la década del treinta, el arquitecto Jorge Bunge tuvo un sueño: desarrollar una ciudad balneario frente al mar que fuera un símbolo en la costa argentina, un lugar de descanso para disfrutar en familia y con amigos.

Los primeros pasos se dieron en 1940 cuando se realizan los estudios y pruebas previas y se construyen las instalaciones indispensables para contar con la infraestructura básica para iniciar el proyecto. En1941, comenzó la fijación y forestación de los médanos en gran escala con métodos inéditos para la Argentina. Un año después, se inició el trazado urbanístico, se extendió la red vial, se construyeron casas para el personal de la empresa y se finalizaron los estudios específicos sobre los recursos naturales y las características climáticas del lugar, el primer estudio medioambiental como se conoce hoy. Este estudio permitió recopilar los datos imprescindibles para la realización del Plan Director que proyectaría la conformación integral del paisaje que se quería trazar.

El 14 de febrero de 1943, se presentó en sociedad Pinamar como balneario y concurrieron los primeros visitantes, la mayoría de ellos invitados especialmente y alojados en el Hotel Pinamar, actual Playas Hotel, el primero de la zona construido por Pinamar S.A. Complementariamente se construyó la usina eléctrica, el primer centro comercial de la época y se prosiguió con las plantaciones para seguir fijando los médanos. Pinamar S.A. dona las primeras fracciones para la construcción de la Escuela, la Sala de Primeros Auxilios, el Centro Cívico, el Destacamento de Policía, la Estación de Meteorología y la Iglesia. Y decide construir una fábrica de tejas, baldosas y otros elementos para la construcción haciendo que los principales materiales utilizados fueran producidos en el lugar.

El 14 de febrero de 1943, se presentó en sociedad Pinamar como balneario y concurrieron los primeros visitantes, la mayoría de ellos invitados especialmente y alojados en el Hotel Pinamar, actual Playas Hotel.

En 1944, Pinamar S.A. presenta el Plan Director a la Provincia de Buenos Aires, el que fue aprobado y que definió el diseño urbano de la ciudad.

En ese año, la empresa extiende la red vial diferencial con la pavimentación de las calles principales de Pinamar. Al mismo tiempo, se tienden las redes eléctricas y de agua corriente y, simultáneamente, se urbanizan las primeras zonas. El desarrollo continúa con la inauguración del muelle original y la cancha de golf. Con estos avances se ofrecieron los primeros lotes y comenzó la construcción del primer núcleo de viviendas permanentes y de casas para veraneo. Luego se continuó con el proceso de desarrollo de mejoras en los servicios de infraestructura urbano.

Así nació Pinamar y no dejó de crecer ordenadamente hasta el día de hoy.

El legado de Jorge Bunge.
Gracias a una beca del estado argentino, Bunge se recibió de ingeniero y arquitecto en la Real Politécnica de Münich, Alemania, siendo el primer urbanista profesional argentino. A fines de la década del treinta, concibe la gran empresa de su vida: cambiar el paisaje y el destino de unos médanos junto al mar, propiedad de Valeria Guerrero. En 1944 la Provincia de Buenos Aires aprobó su Plan Director, que debió ser defendido como patrimonio de los pinamarenses para mantener la esencia de ciudad verde. Hoy, más de trescientos importantes edificios en Argentina llevan su firma y, como titular de la cátedra de Historia del Arte en la Academia Nacional de Bellas Artes, logró formar a decenas de estudiantes que siguieron sus ideas. Quienes lo conocieron, han afirmado que ha sido la representación más fiel de lo que hoy se conoce como Emprendedor. Tuvo una visión, un gran poder de convicción, supo comunicar su pasión por la vida y su proyecto y gozó al compartir sus sueños y sus alegrías. El resultado ha sido un desarrollo urbano equilibrado que fueron los primeros pasos para la construcción de una de las ciudades más hermosas de Argentina: Pinamar.

El Desarrollo

Fundada Pinamar, el objetivo siguiente fue impulsar el establecimiento de habitantes. A finales de los `40, comienzan a radicarse en Pinamar los primeros inmigrantes, algunos de ellos italianos que llegan al país al finalizar la segunda guerra. Los trabajadores y pioneros que construyeron Pinamar, tuvieron su espacio y recibieron ayuda para poder instalarse de inmediato en el lugar.

En esos años, comienza a organizarse la comunidad. Se conforman las primeras instituciones de relevancia como la Sociedad de Fomento, el Club de Pesca y la Comisión Pro-Templo, entre otras. Se construye la Unidad Sanitaria de Pinamar donde actualmente se encuentran las instalaciones del Hospital Comunitario de Pinamar. Con un perfil urbano diferente, Pinamar se transformó poco a poco en una opción diferente como balneario en la costa argentina. La ciudad parecía dibujada con arabescos, donde sus calles se curvan para respetar las dunas y las ondulaciones del paisaje.

Con un perfil urbano diferente, Pinamar se transformó poco a poco en una opción diferente como balneario en la costa argentina.

 

El 13 de octubre de 1961 muere Jorge Bunge. Su hija Cecilia Bunge de Shaw se convirtió en la principal protagonista en el devenir de Pinamar durante treinta y cinco años. Acompañada por su hijo el Ing. Jorge Enrique Shaw, por el ingeniero agrónomo Ricardo M. Pearson y otros amigos de quienes recibió consejo y ayuda, continuó el camino de su padre con gran temple y carácter.

A partir de 1964, el Plan Director es continuado por arquitectos pinamarenses con la coordinación de Federico Zemborain. En 1971 los arquitectos Clorindo Testa, Héctor Lacarra y María Elvira Jorcino de Aguilar completan y actualizan el Plan Director. Posteriormente Jorge Enrique Shaw asume la dirección de la empresa siguiendo el rumbo de su madre y su abuelo.

El 1° de julio de 1978, la Provincia de Buenos Aires crea el Municipio Urbano de Pinamar. En los 80 se produce el gran auge de Pinamar y las localidades de Montecarlo, Pinamar, Mar de Ostende, Ostende, Valeria del Mar y Cariló conforman lo que hoy se denomina el Municipio de Pinamar.

Continuando con el proceso de desarrollo, el compromiso como empresa fundadora y su futuro ligado al futuro de Pinamar han hecho que cada decisión de negocios esté en línea con los principios originales contribuyendo al crecimiento ordenado de la ciudad.

Continuando con el proceso de desarrollo, el compromiso como empresa fundadora y su futuro ligado al futuro de Pinamar han hecho que cada decisión de negocios esté en línea con los principios originales contribuyendo al crecimiento ordenado de la ciudad.

En la Comunidad

Pinamar S.A. comparte su historia con la comunidad de Pinamar y contribuye con acciones que benefician a todos. Cada año, se definen los programas y actividades a apoyar para hacer que su contribución tenga un verdadero impacto. El objetivo es concentrar y priorizar esfuerzos en acciones que tengan real valor para todos.
Uno de los ejes a lo largo de su historia, ha sido contribuir con la comunidad cediendo tierras para la construcción de escuelas, instituciones de salud, cooperativas de servicios públicos, etc. Desde el momento de su fundación, se apuntó al desarrollo de la estructura de servicios necesarios para generar las bases de la ciudad actual.

Hoy nos focalizamos en generar nuevos espacios de crecimiento. Por ejemplo, la donación de tierras para la instalación de la UADE en Pinamar que generará beneficios concretos en mejorar las capacidades educativas y conocimientos de los jóvenes de la zona y complementado con una mayor afluencia de visitantes que tendrá impacto en el comercio.

Cada año, se definen los programas y actividades a apoyar para hacer que su contribución tenga un verdadero impacto. El objetivo es concentrar y priorizar esfuerzos en acciones que tengan real valor para todos.

El desarrollo de nuevas áreas urbanas es también una forma de mejorar la infraestructura turística de Pinamar y lo hacemos en forma equilibrada para mantener la esencia original de una ciudad jardín frente al mar. Con mayor afluencia de público que decida invertir en Pinamar, se contribuye a generar un desarrollo comercial más sólido. Y esto contribuye a generar empleos y una mejor vida para la comunidad.

Para hacerlo posible, se convoca en forma permanente a destacados arquitectos, paisajistas, diseñadores, comunicadores y profesionales de diferentes disciplinas que permiten definir un perfil de ciudad moderna e innovadora.

Al mismo tiempo, el arte y la cultura también es foco de contribución de Pinamar S.A. La magnífica escultura ubicada frente al mar de “Pajáro” Gomez, reconocido por la Fundación Konex como uno de los 200 artistas más importantes de Argentina, fue un proyecto realizado en forma conjunta por Pinamar S.A. con el apoyo de coleccionistas que aman Pinamar.

Hoy se suma “La permanencia de un sueño”, del artista Bastón Díaz, obra que está emplazada sobre la Avda. Jorge Bunge en el acceso del Camino Parque “Los Pioneros”, en un nuevo espacio público que construido a partir de ella. En poco tiempo, se ha transformado en un nuevo ícono de la ciudad. La escultura fue construida con acero corten, mide 6 metros de alto por 6 de ancho y 8,50 de largo y pesa aproximadamente 7,5 tn.

A estas preocupaciones, se une una de las prioridades de Pinamar S.A.: promover el crecimiento respetando el espíritu original de mantener la esencia de ciudad jardín frente al mar. Hoy Pinamar S.A. desarrolla sus proyectos con un especial cuidado haciendo todo lo necesario para respetar el medio ambiente. Y es un gran difusor en la comunidad para que el desarrollo conviva con el respeto por la naturaleza.

El desarrollo de nuevas áreas urbanas es también una forma de mejorar la infraestructura turística de Pinamar y lo hacemos en forma equilibrada para mantener la esencia original de una ciudad jardín frente al mar.