Nota original:

https://www.lanacion.com.ar/sociedad/supero-las-expectativas-en-pinamar-estiman-que-enero-termina-con-una-ocupacion-similar-a-la-del-nid30012021/

Con una segunda quincena que no tuvo nada que envidiarle a la de las últimas temporadas, las localidades de este partido cerraron este mes con números cercanos a los del verano pasado, cuando el SARS-CoV-2 aún no había sido declarado un virus pandémico ni provocado más de 47.000 muertes en el país.

Tanto las autoridades locales como referentes del sector gastronómico y del hotelero coincidieron en que los últimos 15 días tuvieron muy buenos niveles de consumo y ocupación. Las buenas condiciones meteorológicas también fueron una variable a favor luego de un arranque de año con dudas y ventas bajas.

“A pesar de transitar una temporada sumamente atípica a la que hubo que adaptarse con rapidez y accionar coordinadamente con el sector privado para hacer frente a un verano que diera seguridad a nuestros turistas, podemos decir que los resultados de enero han superado ampliamente las expectativas”, dijo a LA NACION, Juan Ibarguren, secretario de Turismo y Desarrollo Económico de la municipalidad de Pinamar.

El sector de la gastronomía fue uno de los ganadores de la temporada
El sector de la gastronomía fue uno de los ganadores de la temporada Tomas Cuesta / LA NACION / Enviado Especial

El funcionario agregó: “El último fin de semana, por ejemplo, la ocupación hotelera fue del 89% al 94% según las diferentes localidades del partido. En tanto que los alquileres de casas y departamentos particulares alcanzaron valores promedios del 70% al 93% en la segunda quincena del mes”.

Si se miran los datos de cada una de las cuatro localidades que integran el partido, en lo que respecta a alquileres de viviendas, Cariló fue la que tuvo el mejor desempeño con un 93% de operaciones concretadas. Le siguieron Pinamar, con el 80%; Ostende, con el 70%, y Valeria del Mar, con el 63%.

Fuentes del sector inmobiliario explicaron a este medio que las propiedades de mayor valor y comodidades tuvieron el mayor índice de ocupación, mientras que los departamentos pequeños y las casas con menores prestaciones fueron el punto más flojo de un verano en el que muchos dueños volvieron a vacacionar en sus residencias en lugar de ofrecerlas en alquiler.

Alojamiento

Según los datos de la secretaría que dirige Ibarguren, el fin de semana pasado se registró un alto nivel de ocupación tanto en los aparts como en los hoteles. En todas las localidades superó el 80%. En Pinamar y Ostende, los primeros alcanzaron un 89% en promedio; en Valeria del Mar, 91% y en Cariló, 93 por ciento. En tanto, los hoteles de Pinamar tuvieron una ocupación del 91%, los de Ostende del 90%, los de Valeria 84% y los de Cariló estuvieron reservados a pleno.

“Para nosotros fue una gran primera mitad de temporada este primer mes con ocupación promedio del 94% en diciembre y 96% en enero. En enero es esperable, pero el diciembre que pasó fue el mejor de los últimos 10 años. Es entendible si se analiza la necesidad de la gente de abandonar sus ‘encierros’, estar libres y de vacaciones”, dijo a LA NACIÓN Patricio Harrington, gerente General de Ville Saint Germain Apart Hotel & Spa de Cariló.

De cara a los próximos meses, Harrington se mostró optimista: “Tenemos casi todo febrero vendido y un 80% de marzo, así que se espera una situación similar a la de los primeros dos meses. Incluso, ya empezamos a vender abril, que suele ser temporada baja. Entendemos que a este ritmo vamos a terminar de vender febrero y marzo, ya que, en promedio, estamos recibiendo unas 50 consultas diarias sobre disponibilidad para alojarse”.

Quienes tuvieron la ocupación más baja, pero mejoraron respecto de la primera quincena fueron los campings, que pasaron del 30% al 44% de los espacios alquilados, a pesar de las medidas adoptadas durante la pandemia y que incluyen reducir el aforo al 50 por ciento.

Las buenas condiciones meteorológicas de la segunda quincena fueron una de las aliadas para explicar el balance positivo de la temporada
Las buenas condiciones meteorológicas de la segunda quincena fueron una de las aliadas para explicar el balance positivo de la temporadaTomas Cuesta / LA NACION / Enviado Especial

Gastronomía

“Considerando el contexto, la gastronomía fue uno de los rubros que mejor se movió y las actividades recreativas tuvieron, a su vez, más del 60% de resultados favorables. El sector de playa, cerró el mes con una ocupación promedio del 75%”, adelantó Ibarguren.

Con esta mirada coinciden referentes del sector gastronómico tanto de Pinamar como Cariló.

Luego de una primera quincena con mucha incertidumbre, en la segunda hubo más volumen de gente, lo que nos permitió alcanzar números similares a la temporada pasada tanto en nuestro parador Rada Beach como en los restaurantes Demuru Pinamar y Cariló. Por eso, enero terminó siendo un mes auspicioso teniendo en cuenta la nueva realidad de la pandemia”, analizó ante LA NACIÓN Walter Zenobisocio del parador y los restaurantes donde se debía hacer reservas en los horarios nocturnos por la gran afluencia de comensales.

La misma situación se vio en los restaurantes que se ubican sobre la avenida Jorge Bunge, la principal de Pinamar, en la que la segunda quincena inclinó la balanza hacia la mayoría de los puntos gastronómicos.

Respecto a la rotación de turnos el promedio general fue de 1,9 vueltas por salón en todo el partido. Si se analiza por cada localidad, Pinamar alcanzó un promedio de 1,7 vueltas, Valeria 1.5 y Cariló 2.6 vueltas de salón. Respecto al día de mayor consumo turístico, el 16,2% de los comerciantes consultados indicaron fue el viernes, el 67,6% el día sábado y el 16,2% ambos días.

Tomas Cuesta / LA NACION / Enviado Especial

Según el mismo sondeo oficial que relevó a 37 establecimientos, en un rango de “mucho peor” a “mucho mejor” respecto del fin de semana anterior, los gastronómicos respondieron: mucho mejor 40,5%, mejor 37,9%, igual 16,2%, peor 5,4% y ninguno consideró que mucho peor.

Por último, donde la recuperación también se sintió, pero continua con números bajos fue en el alquiler de carpas en los balnearios. En el caso de Pinamar, el fin de semana pasó del 55% al 77% y durante los días de semana del 68% al 69%. En Ostende, las cifras variaron del 48% al 70%, los sábados y los domingos y del 49% al 59%, de lunes a viernes. En Valeria del Mar, el fin de semana pasó del 50% al 70% y en la semana del 50% al 58%. En tanto, en Cariló se mantuvo estable los sábados y los domingos (70%) y de lunes a viernes bajó del 75 al 60%.

“Como balance general, la temporada se desarrolló de menos a más, cerrando enero con valores muy por encima de lo esperable”, concluyó el funcionario local.